Visitante numero: 310
Total Website Visits: 3126305

Presidente Boric da inicio al funcionamiento del Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil en la Región de Coquimbo

  • Este 13 de enero, la nueva institucionalidad comenzó su implementación de manera progresiva en la macrozona norte y finalizará en el año 2026, dando así un cierre definitivo al Sename en todo el país. 

En el Centro Cerrado de La Serena, el Presidente de la República, Gabriel Boric junto al Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, se dio el vamos al Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil, que inició su funcionamiento en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo.

La implementación del Servicio de Reinserción, que sustituye al Sename en la tarea de administrar las medidas y sanciones frente a los delitos cometidos por adolescentes, tiene un enfoque centrado en la intervención, con un modelo y soporte adecuados para trabajar con jóvenes que han infringido la ley.

Previo al inicio de la ceremonia, el Presidente de la República, junto al Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, compartieron con siete jóvenes en un diálogo privado. Luego de la visita, ingresaron al gimnasio del centro de régimen cerrado para ser parte de la ceremonia que puso énfasis en los cambios que trae esta reforma al sistema de justicia juvenil en materia de reinserción social para adolescentes, que comenzó su implementación de manera progresiva en enero de 2023 y que finalizará en el año 2026, dando así un cierre definitivo al Sename en todo el país.

Al respecto, el Presidente Gabriel Boric señaló que, con este cambio en la institucionalidad, “tenemos la posibilidad de cortar la cadena de pobreza y delito enseñando oficios certificados, entregando otras oportunidades, haciéndonos cargo de las historias familiares”.

Asimismo, el mandatario planteó la importancia de la “persecución firme a los delitos, pero también preocuparnos de este espacio (…) Queremos dejar atrás esa época e ingresar a una nueva. Prevenir tempranamente sabemos que implica esfuerzos múltiples. Esto tiene varias iniciativas que están corriendo en conjunto; por ejemplo, la ampliación del Programa Lazos que ejecuta la Subsecretaría de Prevención del Delito o la implementación del Servicio de Reinserción Social marcan hitos importantes”, explicó el Presidente.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, expresó que “lo que se busca es que la reinserción sea posible y con ello satisfacer no solo proyectos de vida, sino que haga al final del día una sociedad más segura y más solidaria”.

Reacciones regionales

Respecto a la puesta en marcha del Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil en la Región de Coquimbo, el seremi de Justicia y Derechos Humanos, Rubén García, manifestó que “fue un acto emocionante y reflexivo acerca de lo que es la inserción y la reinserción social. El fortalecer las oportunidades de los jóvenes infractores de ley es uno de los desafíos de este nuevo servicio en el que el objetivo central es terminar con la conducta delictual de ellos. Por eso aquí se ha robustecido la mediación penal juvenil y se ha implementado un nuevo modelo de intervención especializada. Agradecemos a las y los funcionarios que han asumido este gran desafío con un alto compromiso de elevar los estándares de la intervención de estos jóvenes para asegurar en definitiva una mayor inserción o reinserción social”.

En tanto, la directora regional del nuevo servicio, Loreto Rebolledo, detalló los énfasis de su gestión, “tenemos un desafío importante como región en fortalecer y profundizar la especialización de las y los funcionarios, poniendo al centro al joven como sujeto de atención. Resguardar los procesos de intervención, que efectivamente se produzca la reinserción, articular al intersector y generar estrategias vinculantes con el circuito judicial para responder a las exigencias de la ley, para garantizar el fiel cumplimiento de la medida o sanción de las y los jóvenes y saldar esta deuda que ha estado puesta durante muchos sobre un solo servicio, pero que hoy día, como responsabilidad del Estado de Chile, generemos un trabajo mancomunado que convoque al sector público y también privado”.

En la Región de Coquimbo, son 252 las y los adolescentes y jóvenes que se encuentran en centros de cumplimiento de medidas y programas de justicia juvenil, mientras que la zona norte concentra, en total, 1.100 adolescentes y jóvenes. De ellos, 81,7% se encuentran en programas de medio libre y 18,3% privados de libertad.

Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil

Durante el 2023 se generaron acciones con el fin de preparar la puesta en marcha de la nueva institucionalidad, tales como la instalación de los equipos directivos y la generación de nuevos estándares exigibles para el tratamiento de las y los jóvenes. Además, se llevaron a cabo los procesos de evaluación necesarios para el adecuado traspaso de funcionarios y funcionarias desde el Servicio Nacional de Menores, al Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil, incorporando capacitaciones interinstitucionales para la nueva Política de Reinserción Juvenil.

Con la implementación de esta reforma y la entrada en funcionamiento del servicio en la macrozona norte, se mejorará la calidad de los procesos de intervención a partir de las siguientes definiciones estratégicas:

  • Servicio especializado y de alto nivel técnico.
  • Atención para las y los jóvenes centrada en la intervención, con un modelo y un soporte adecuado para la gestión de cada caso.
  • Mejora en los estándares de calidad para el funcionamiento de programas e instituciones.
  • Sistema especializado de administración de justicia juvenil: fiscales, jueces y defensores formados en la materia.
  • Reforzamiento de la respuesta del Estado para asegurar el acceso a las prestaciones de salud, educación, inserción laboral y otras materias, de acuerdo al plan de acción y la nueva política nacional.
  • Mediación penal juvenil como una forma alternativa de resolución de los conflictos.
  • Cambio en la relación con organismos privados que ejecutan programas, cambiando la lógica de subvenciones por financiamiento asociado a estándares de calidad.