Visitante numero: 58
Total Website Visits: 1852045

Nuevos delitos y más sanciones para castigar el cibercrimen

Nueva Ley contempla más delitos y sanciones, incluyendo a los desarrolladores que crean las plataformas digitales usadas para cometer ilícitos y vulnerar los sistemas informáticos.

Las restricciones de movilidad y el confinamiento social como medidas sanitarias, por el avance de la pandemia, a partir de 2020, se convirtió en una oportunidad para la población mediante el uso de las plataformas digitales, y así seguir con las actividades comerciales y educacionales, entre otras tendencias, que también aprovecharon los delincuentes.

Las estafas y otras defraudaciones contra particulares a través de plataformas y medios digitales, representan los principales delitos que afectaron a miles de víctimas, a nivel nacional, y la región de Coquimbo también refleja esta tendencia sobre el fenómeno delictual conocido como Cibercrimen.
Los delitos económicos, material con contenido de explotación sexual infantil y los delitos informáticos superan los 1320 casos, de mediana y alta complejidad, que fueron investigados por los detectives durante el año pasado en la región Policial de Coquimbo, en conjunto con el Ministerio Público.

“La Policía de Investigaciones tiene un rol significativo al identificar y adaptarse a las nuevas amenazas delictuales, anticipándose, diseñando e implementando estrategias y mecanismos para mejorar y fortalecer la investigación, en base al análisis criminal. Como resultado de esta labor, vamos detectando nuevos “modus operandi” y los nuevos delitos que afectan a la población, trabajo que contribuyó a generar cambios, incluso a nivel legislativo, para aumentar nuestras facultades y ampliar las sanciones contra los responsables y facilitadores del cibercrimen, señaló el subcomisario Lorenzo Macaya, coordinador de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos La Serena para los delitos informáticos.

La Ley 21.459, promulgada el mes pasado en Chile, permite aplicar el Convenio de Budapest y sus alcances para la investigación de delitos complejos relacionados con la defraudación informática, acceso ilícito a estos sistemas, el ataque a la integridad de la información y datos informáticos, además de su receptación, falsificación e interceptación ilícita.