Visitante numero: 109
Total Website Visits: 3124134

Infectóloga llama a vacunarse en la Región de Coquimbo

Las vacunas contribuyen a la calidad de vida de las personas, ya que evitan el desarrollo de cuadros graves de una patología y otorgan protección a quienes están en mayor riesgo. Además, disminuyen la carga viral, ya que por una persona que no se contagia, otras tres tampoco lo harán.

No hay duda que el 2020 pasó a la historia como el año de la emergencia sanitaria más importante del último siglo producto de la pandemia por coronavirus, pero el 2021 le devolvió la esperanza al mundo entero.

Han pasado poco más de dos años desde que comenzó la vacunación contra el COVID 19 y cada día somos testigos de cómo el virus convive con nosotros de manera menos agresiva.

Los expertos coinciden en que la situación actual de mayor apertura y funcionamiento cotidiano se lo debemos a las vacunas, así lo reafirma la infectóloga del Hospital de La Serena, la doctora Aldoaneth Leiva, quien hace un importante llamado a la comunidad a vacunarse y a confiar en las estrategias que se están llevando a cabo, argumentando que “si hoy menos personas se enferman gravemente de coronavirus, es por el aporte de las vacunas”.

La especialista en enfermedades infectocontagiosas ha hecho frente a la pandemia desde un comienzo en el recinto de salud serenense y explica que “la población actualmente tiene una falsa sensación de confianza respecto de la pandemia, ya que, cada vez, vemos menos personas graves producto de esta enfermedad”.

Sin embargo, para la doctora, esto podría jugarnos en contra a la hora de prevenir, porque la población, al disminuir su percepción de riesgo, disminuye las medidas de autocuidado, generando oportunidad al virus que aún sigue presente entre nosotros. Además, la profesional recalca que si a esto le sumamos que hay un porcentaje de la población que desconfía de las vacunas, podrían ser factores que nos lleven nuevamente a un escenario sanitario complejo.  

En tanto, el Dr. Rafael Alaniz, Subdirector de Atención Primaria del Servicio de Salud Coquimbo, explicó que “se acerca el invierno y se estima que comenzará a aumentar la circulación viral y en ese sentido, es muy importante que contemos con una buena protección, tanto para el COVID-19 como la Influenza, enfermedades que son potencialmente graves. Las personas pueden vacunarse, como siempre, en los vacunatorios de los centros de salud de Atención Primaria, para que la población pueda acercarse y acceder a la inmunización doble y simultánea de ambas patologías.

También existe una serie de puntos que están fuera de los centros de salud, donde en general concurre una alta afluencia de público, los que pueden buscar en la página mevacuno.cl. Ese es un proceso totalmente gratuito, las personas de los grupos de riesgo deben acercarse con su documento de identificación y allí los equipos de salud van a vacunarlos e ingresarlos al Registro Nacional de Inmunizaciones”.

Un llamado a confiar, pero no confiarse  

Para la doctora Leiva, lo primero es “crear consciencia para tener más confianza en las estrategias planteadas por las autoridades y equipos de salud, para que así podamos llegar al fin de todas las restricciones que aún quedan. Esta consciencia viene de entender que gracias a las vacunas estamos en este episodio de la pandemia, en donde ya no vemos morir a familiares, amigos, cercanos o conocidos y que fueron las vacunas las que permitieron la disminución de los casos. Entonces es fundamental entender que el continuar esas estrategias nos van a llevar a un éxito mayor. Creo que esa es la primera certeza que tiene que tener la población”.

Lo segundo, continúa la Jefa de Infectología del Hospital de La Serena, es el llamado a confiar en la efectividad, calidad y seguridad del proceso de inoculación, “ya que no se trata de vacunas nuevas, no se trata de experimentos, no se trata de que seamos conejillo de indias para ver si funcionan. Se trata de vacunas probadas, que ya fueron experimentadas durante mucho tiempo y que funcionaron de la manera correcta”.

El riesgo de “No actualizar el software”

El fin de semana recién pasado, la Ministra de Salud, Ximena Aguilera, junto a los subsecretarios de salud pública y de redes asistenciales lanzaron la campaña “Vacúnate con la Dupla” que hace un importante llamado a la población para que acudan a los diferentes puntos de inmunización habilitados a lo largo del país, reforzando a quienes pertenezcan a los grupos objetivos y en caso de que corresponda, se vacunen en forma simultánea contra el COVID 19 y la influenza.

Durante la semana, replicó este llamado en nuestra región la SEREMI de Salud, la Paola Salas, quien recalcó la importancia de que la población se vacune lo antes posible para preparase y enfrentar de mejor forma el aumento de la carga viral del invierno.

“Estamos apoyando la campaña vacúnate con la dupla porque la idea es poner las dos vacunas, tanto la de influenza en un brazo como la de COVID en el otro brazo y es importante que esto se haga de manera conjunta porque sin duda el invierno que se aproxima va a ser más duro, ya se vio la circulación concomitante de influenza, de coronavirus, de adenovirus, de rotavirus entre otros, en el cono norte y por lo tanto aquí en nuestro país también se espera que ocurra lo mismo”, recalcó la doctora Paola Salas, SEREMI de Salud de la Región de Coquimbo.

La baja percepción de riesgo y la desconfianza en las vacunas son factores que han desincentivado a la comunidad a acudir a los diversos puntos de vacunación, lo que, para los expertos, podría generar consecuencias y un retroceso en los importantes avances que hemos experimentado como país en relación al control de la pandemia.

Al respecto, la doctora Aldoaneth Leiva, cree que el agotamiento de las personas con el tema y la baja percepción del riesgo, se debe a la frecuencia con la que se han vacunado en estos dos años y la cantidad de información sobre la pandemia a la que han estado expuestos.

Para la especialista, esto se podría explicar “porque no se está entendiendo la evolución que ha tenido el virus con nosotros, además es importante tener presente que el virus ha mutado en varias oportunidades y que estos cambios han hecho que la pandemia también se modifique. Por ejemplo, el virus está menos contagiante que al principio y sus efectos son menos graves al igual que los síntomas; entonces con cada actualización de software que experimenta el virus, nosotros también debemos actualizarnos”.

La infectóloga continúa su explicación, indicando que “las personas creen que la vacuna bivalente es nueva, lo cual no es así. Lo que estamos haciendo es combinar las vacunas existentes con una actualización de software. Insisto, es como si yo estuviera en mi computador y comprara la actualización para virus nuevos, pero es el mismo software, es la misma vacuna.

La bivalente considera las dos variantes más frecuentes de COVID 19 para otorgar una mayor inmunidad a las personas y su duración dependerá del tiempo de circulación de dichas cepas. Lo que vemos hoy con la vacuna contra el coronavirus, es similar a lo que ocurre con la vacuna contra la influenza, ya que anualmente o cada dos años, se cambia el tipo de vacuna porque cambia también el tipo de virus que está circulando para aumentar su efectividad”.

¿Quiénes deben vacunarse?

Es importante señalar que la vacuna contra la Influenza es sólo para los grupos de riesgo, mientras que la vacuna contra el COVID-19 es para toda la población a partir de los 3 años. Ambas son gratuitas en el sistema de salud público y privado.

Contra la influenza, se deben inmunizar las embarazadas, los niños entre los 6 meses de vida y los 11 años, las personas con enfermedades crónicas, los mayores de 65 años y los trabajadores de la salud.

Contra el COVID-19, se deben vacunar todas las personas a partir de los 3 años de edad; mientras que el refuerzo contra el COVID 19 o Bivalente, se suministra a personas desde los 12 años que pertenezcan a los siguientes grupos de riesgo: mayores de 50 años, inmunosuprimidas o que tengan enfermedades crónicas, personas cuidadoras (es), personal de salud, y trabajadores de empresas que prestan servicios básicos.