Visitante numero: 246
Total Website Visits: 3421365

Inaugurada plaza en honor al maestro Jorge Peña Hen

El espacio, ubicado en Larraín Alcalde con Seminario, representa un homenaje al compositor y fundador de la primera orquesta sinfónica infantil de Latinoamérica.

El alcalde Roberto Jacob inauguró la primera plaza que lleva por nombre “Jorge Peña Hen”, en recuerdo al compositor y maestro que dedicó su enseñanza cultural y artística en La Serena, donde creó, además, la Sociedad Bach para impulsar la vida musical de la zona.

El acto simbólico contó con la presencia de la concejala Carmen Zamora, concejal Daniel Palominos, rectora de la Universidad de La Serena, Luperfina Rojas, directora de la Escuela Experimental de Música de La Serena, Jimena Ibacache y el presidente de la Fundación Educacional Musical Cultural de la Universidad de La Serena, Andrés Rosson.

En la ceremonia, participó también la Orquesta Sinfónica Juvenil del colegio Jorge Peña Hen, estudiantes y comunidad en general.

El jefe comunal de La Serena recordó algunas de las acciones que se han desarrollado para poner en valor la vida y aporte del maestro.

“Su legado es algo maravilloso, no tiene parangón, todo lo que nosotros hagamos es justicia por lo que él nos dejó. Y lo hemos hecho con estos actos simbólicos como ponerle el nombre a esta plaza, el Día de las Orquestas y la estatua de la Plaza de Armas. Creo que todo lo que hagamos es poco para lo que él dejó. Esta plaza será un hito porque aquí se va a poder hacer música, es una plaza que tiene una historia que perdurará por siempre”.

Para Jimena Ibacache, directora de la Escuela Experimental de Música de La Serena, la iniciativa es una forma llevar la música a espacios comunitarios.

 “Estamos muy felices de poder concretarla y esta es una instancia de vincularnos más con el medio, hacer más actividades con nuestros estudiantes y que podamos hacer llegar la música a toda la comunidad”.

Mónica Azócar, asistente social jubilada, es una de las personas que conoció al compositor y durante la ceremonia rememoró que “entre los 65 y 69 me inicié en la música, en el conservatorio regional y ahí conocí al maestro y a su esposa que fue mi maestra de piano. Yo iba a su casa en calle Infante y el amor a la música y al piano se lo debo a ellos”.

En cuanto a su persona, agregó que “le gustaba ir a las poblaciones o las plazas a cualquier hora del día, le encantaba que su música estuviese en todos los colegios y que, desde el punto de vista pedagógico, los niños entendieran que, sin importar sus clases sociales, la música llegaba a todas las instancias. Los grandes músicos no vuelven a nacer y debemos tomarnos estos homenajes con mucho respeto”, recalcó.