Visitante numero: 149
Total Website Visits: 2188853

El circo con sentido social se toma el Centro Cerrado del Sename

Jóvenes en proceso de reinserción participan de un taller dictado por el Circo La Cuarta Estación, como parte de sus actividades de verano.

Durante los días martes, jueves y sábado, los jóvenes que se encuentran privados de libertad –tanto por encontrarse en internación provisoria, como por tratarse de adolescentes sancionados por la comisión de un delito- aprenden la magia del circo al interior del Centro Cerrado de La Serena, ubicado en Las Compañías.

El Servicio Nacional de Menores (Sename) ha dispuesto recursos adicionales para la ejecución de talleres complementarios durante la temporada estival, que fortalezcan la rutina de los adolescentes ante la ausencia de clases, por el cierre del año escolar.

De esta forma, el Circo La Cuarta Estación es el ejecutor del taller que permite a los jóvenes aprender diferentes destrezas, según comenta Julieta García, una de las docentes que acude al centro de justicia juvenil. “he visto en los jóvenes que tienen muchas habilidades, mucha fuerza, por ende, trabajar con su cuerpo no les ha sido difícil. He percibido muchas destrezas, fuerza de brazos para afirmar a sus compañeros, mantener el equilibrio, cosas que otras personas no se dan el tiempo de trabajar. Y, en ese sentido, hay harto potencial para que ellos puedan desarrollar el circo en el medio libre o donde quieran”, explica.

Julieta, quien además de artista es socióloga, agrega que “para mí ha sido una experiencia súper importante, siempre tuve el ímpetu que el circo social se propague por los distintos lugares y sobre todo en contextos institucionales, porque son lugares en donde es importante hacer escuela de arte, con un contenido que vaya más allá de lo deportivo. Lo que pasa con el circo social es que los mismos compañeros se van enseñando entre ellos y creo que eso es lo más importante de trabajar acá. El circo social nace de la necesidad propia de expresar la libertad del cuerpo en su máxima expresión”, detalló.

En la voz de los jóvenes, A.R (17), uno de los adolescentes más entusiastas del taller, comentó que “me gusta mucho, en la calle había estado en una escuela de circo a la que pasaba después de ir al colegio, así que tenía algo de experiencia”.

Junto al taller de circo, se suman a la programación estival los cursos de orfebrería, batucada y corte y confección de ropa deportiva, oferta que corresponde a los intereses demostrados por los jóvenes, tal como destaca la directora del Sename Coquimbo, Fernanda Alvarado. “Como Sename apostamos a un proceso integral de reinserción, apoyados por la coordinación intersectorial que contribuye a esta oferta para los adolescentes. Durante el año asisten a la escuela que está al interior del centro para terminar sus estudios, que es un eje fundamental en el proceso, pero también durante el verano realizan cursos que les permiten descubrir y desarrollar otras habilidades, en este caso, a través del arte circense, batucada, orfebrería y el curso de corte y confección de ropa deportiva, este último de gran interés de ellos y que además lo han visibilizado como posible emprendimiento”, finalizó la autoridad.