Visitante numero: 216
Total Website Visits: 3537539

Demandada empresa de la región por el famoso banda de rock Metallica

“Mi representada, METALLICA, es una banda estadounidense de rock originaria de Los Ángeles, pero con base en San Francisco”, parte precisando el abogado Andrés Grunewaldt, socio del estudio Silva, en un escrito judicial en el que consta que está representando en Chile a esta famosa banda musical.

Hace unas semanas Metallica activó una querella criminal en el país, en la que denuncia ser víctima de delitos marcarios y de falsificaciones. 

La acción legal se dirige en contra del comerciante chileno Diego Alonso Acuña Acuña, representante de la empresa Importadora Doble A SpA., con domicilio en La Serena, según se describe en el escrito judicial, en el que junto con pedir las penas correspondientes al delito que imputa, anuncia que exigirá el pago de indemnizaciones en una futura acción civil.

El documento parte describiendo quién es Metallica, con lujo de detalles, su historia, logros, discografía y premios. Señala que en términos societarios, tiene asiento en 1880 Century Park East, Suite 1600, Los Ángeles, California, Estados Unidos.

Luego detalla que fue fundada en 1981 en Los Ángeles por Lars Ulrich y James Hetfield, a los que se les unirían Dave Mustaine y Ron McGovney, dos músicos que después fueron sustituidos por el guitarrista Kirk Hammett y el bajista Cliff Burton respectivamente.

La querella se centra en explicar el problema marcario que le aqueja en Chile, señalando que dada la importancia y notoriedad de la marca Metallica, ésta se ha preocupado de proteger los activos de propiedad industrial asociados a la misma en diversas latitudes, entre ellas Chile. Y se enumeran una infinidad de registros marcarios de los que es titular, debidamente inscritos ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI).

El listado es enorme. Sólo a modo de ejemplo, se describen registros que protegen pósters, libros en el ámbito del turismo relacionados a presentaciones musicales, programas de conciertos, adhesivos, calcomanías, calendarios, álbumes, libros de autógrafos, libretas de direcciones, libretas de apuntes, fotografías impresas de arte, papeles de arte, pancartas de papel, carpetas, lápices, libros de canciones, revistas en el ámbito de la música, y sellos postales.

También registros para proteger cintas de casete de audio y video pregrabados que incluyen presentaciones musicales, y grabaciones fonográficas; entre ellas programas de juegos informáticos, softwares de juegos de realidad virtual, tonos de llamada descargables, música.

“El prestigio de mi representada ha despertado el interés de terceros que desean aprovecharse en forma ilegítima del posicionamiento de la marca comercial METALLICA, utilizando de forma indebida la citada expresión para distinguir los mismos productos”, dice la querella, la que luego explica lo sucedido en Chile.

El caso fue que Aduanas de Valparaíso les notificó que había suspendido el despacho de mercadería consistente en 10 cuadros con la marca y el logo de Metallica falsificados.

“Que de una simple revisión consta claramente que los artículos que el imputado pretende ingresar al país son falsificaciones que imitan la marca, el diseño y el logo de mi representada, no siendo productos auténticos”, se lee en la querella, la que indica que estos productos ilícitos fueron importados por Importadora Doble A SpA., del aludido comerciante Diego Alonso Acuña Acuña, mercancías que estaban en el Terminal Pacífico Sur (TPS), en Valparaíso.

“Los hechos expuestos en esta querella consisten en el uso de marcas falsas en los productos importados por el imputado”, agrega la acción legal, la que además acusa contrabando. En la querella el grupo también pidió decretar una medida precautoria para la retención de los bienes en cuestión, ofreciendo incluso una caución por el equivalente al valor de los mismos. Sin embargo, hasta el último movimiento que tuvo esta causa en el Juzgado de Garantía de Valparaíso, no había sido decretada esta medida.

Fuente: Diario Financiero