Visitante numero: 284
Total Website Visits: 3326538

Adultos mayores pasan la noche en la carretera para evitar ser envenenados

Manuel e Isabel son vecinos de la empresa Carsal en Chañaral de Caren, y ya en cuatro oportunidades han terminado en el CESFAM de Caren en Monte Patria, con síntomas de intoxicación aguda por plaguicidas.

Cuando fueron informados el 4 de enero que pese a los antecedentes, la empresa volverá a aplicar agrotóxicos de forma masiva al lado de su casa, decidieron no pasar allí otra noche “enfermante” y denunciar la situación.

Manuel e Isabel se cansaron, llegaron a las tierras de su infancia para encontrar tranquilidad, aprovechando que ya estaban jubilados pero desde que empezó a operar la agrícola Carsal en un fundo vecino, han obtenido todo lo contrario: ahogos, dermatitis, angustiainsomnio.

Los padecimientos mencionados son parte de la sintomatología que cada 5 días experimentan cuando la empresa comienza con la fumigación.

Según lo consignado en Radio Nuevo Valle, este caso es especialmente relevante porque hace varios años, organizaciones del territorio vienen alertando sobre los impactos de los agrotóxicos y la necesidad de transitar a modos de producción más limpios.

De hecho un estudio científico de la Universidad Católica del Norte y del Maule, publicado el 2019 realizado en Caren y el Valle de Elqui, evidencia la relación entre el deterioro cognitivo de adultos mayores y niños, y la exposición crónica no laboral a estos productos.

Si bien los fuertes vientos hacen pensar que no habrá fumigación al menos esta noche, los vecinos se mantienen con carteles en la carretera, solo volverán a su casa si les informan que no fumigarán.

“No queremos terminar nosotros también con Alzheimer y rendirnos a que cada 5 días tengamos que ir a buscar dónde quedarnos porque estar en nuestra casa resulta imposible, no solo son los ruidos y olores, sino también los síntomas. Dos veces ha venido la Seremi de salud a fiscalizar, han revisado los antecedentes, conocieron de primera fuente que estábamos desesperados tratando de encontrar una manera de no tener que irnos de nuestra casa, y sin embargo, la empresa sigue como siempre, y somos nosotros los que debemos migrar, eso es demasiado injusto, no puede ser legal, y si lo es, no debe seguir siéndolo”, explica María Isabel.

De hecho, María Isabel y Manuel asistieron en diciembre a un espacio mensual que se está trabajando junto a empresas, autoridades y vecinos, para ir salidas frente a las enfermedades que están ocurriendo tras agricultura química; y en esa instancia entendieron que hay tanta desinformación, tanta dependencia a las empresas, que es muy difícil lograr que la salud y la vida esté por encima de lo económico, “pero hay que seguir luchando para lograrlo, porque es literalmente un asunto de vida o muerte”, dice María Isabel con los ojos llorosos, no acostumbrada a participar en soluciones desesperadas como la que están protagonizando hoy.

En los carteles se lee: «PAREN DE ENVENENARNOS» «SI ENVENENA NO ES AGRICULTURA» «RESPETO A LOS ADULTOS MAYORES, NOS ENVENENAN EN NUESTRA PROPIA CASA» y están dispuestos a dormir en su camioneta si es necesario, pues necesitan llamar la atención sobre la profunda vulnerabilidad en que se encuentra la población frente a los diversos químicos que usan las empresas.

Por su parte y según señalaron desde la Empresa Carsal, debido a las condiciones climáticas no estarían realizando la aplicación de los químicos hasta nuevo aviso.