Damas de Amarillo recuperan nuevo lugar para acogida de pacientes

Más de 1.400 viviendas resultaron con daños de diversa consideración el pasado 19 de enero producto del sismo 6,7 grados Richter que afectó a la Región de Coquimbo y lamentablemente una de ellas fue la casa de acogida de las Damas de Amarillo que quedó inhabitable luego del movimiento telúrico. Tras meses de búsqueda y trabajo las voluntarias lograron abrir las puertas de una nueva casa de acogida permitiendo incluso aumentar los cupos y mejorar las condiciones para los pacientes.

Desde el 2001, la casa de acogida ha funcionado en el sector de calle Larraín Alcalde por la cercanía con el hospital regional, en ese entonces y por seis años, las Damas de Amarillo ofrecían 4 cupos hasta que se trasladaron al inmueble que resultó dañado en enero pasado donde, por once años, entregaron 10 cupos a los pacientes provenientes de zonas rurales que requerían alojar cerca del establecimiento de salud para recibir algún tipo de tratamiento.

Con la presencia del SEREMI de Salud, Alejandro García, el equipo directivo y funcionarios del Hospital de La Serena junto a autoridades locales, el cuerpo de voluntariado dio por inaugurada la nueva residencia que cuenta con un total de 12 cupos para recibir a usuarias embarazadas y usuarios no obstétricos con residencias lejanas.

Con orgullo y emoción la presidenta del voluntariado, María Loreto González, encabezó el corte de cinta iniciando el recorrido junto a las autoridades e invitados, en la ocasión señaló que la casa de acogida “fue pensada para los pacientes que vienen de diferentes comunas de nuestra región y no tienen un lugar físico donde qudarse, ya sea antes o después de los tratamientos que reciben en el Hospital de La Serena. Estamos felices de contar nuevamente con este espacio porque les damos un hogar a las personas que más lo necesitan como las embarazadas, pacientes oncológicos o personas que reciben tratamientos oftalmológicos y deben permanecer cerca del hospital”.

Nayi Benagres, es una paciente extranjera que reside en la casa de acogida porque está recibiendo un tratamiento médico en el Hospital de La Serena y calificó como “muy excelente el servicio y atención que nos dan las voluntarias, la labor de las Damas de Amarillo es muy buena e importante para nosotros” concluyó. Y es que la nueva casa cuenta con más comodidades que las anteriores, es más amplia y se contemplaron arreglos como la habilitación de una sala de espera especialmente acondicionada para los pacientes oncológicos, ya que producto de las terapias que reciben deben tener cierto grado de comodidad y asilamiento, entre otros arreglos.

Por su parte, Ronald Dubó, en representación del hospital serenense indicó que la casa de acogida “también facilita la gestión de camas de nuestro establecimiento, porque hay pacientes que en algunas circunstancias no se pueden retirar inmediatamente del hospital y la casa de acogida nos apoya en esto con sus cupos rotativos que en un mes puede llegar a contabilizar más de 60 personas”.