coordinadora regional de la Asociación Yo Cuido de La Serena, hizo el llamado a movilizarse

Somos personas que dejamos de lado nuestra vida para encargarnos del ser querido que nosotros cuidamos y ni siquiera somos reconocidos”, enfatizó Diana Silva, coordinadora regional de la Asociación Yo Cuido de La Serena.

Con esta premisa marcharán este sábado en la plaza Buenos Aires, una manifestación que se suma a las demandas sociales que exige la ciudadanía, pero que en este caso, busca hacer énfasis en el arduo rol que cumplen los cuidadores de personas discapacitadas con diferentes grados de dependencia, quienes aún no cuentan con una Ley que los proteja.

La coordinadora regional explicó que durante años han luchado por ser incluidos en la Ley 20.422 de Discapacidad y por ello, organizarán esta instancia como una forma más de visibilizar sus necesidades.

“Hemos ido a Senadis y no hay un catastro de cuántos cuidadores existen en el país, hace poco estuvimos a punto de que votara en sala la Ley 20.422, pero se suspendió para después de las manifestaciones y con todo lo que está pasando no ha avanzado el tema y también somos importantes, estamos muy dejados de lado porque nadie respalda al cuidador, no hay un centro que los ayude, tengo mamás que están colapsadas y necesitan canalizar toda la sobrecarga que llevan, estamos muy solos”, dice.

Pese a ser apoyado por el Municipio de La Serena a través de su Departamento de Discapacidad y Voluntariado, el movimiento busca concretar una respuesta del Estado para cada una de las necesidades que se derivan de las diferentes condiciones de discapacidad.

“Tenemos actividades de autocuidado y talleres, desde el 2016 trabajamos con el Programa Cuidador de Respiro donde apoyamos a 10 familias, facilitando a una cuidadora formal para dar un respiro al cuidador informal (padres, hermanos, abuelos, tíos, entre otros). Todo esto es gestión, por eso sabemos la urgencia que hay de generar leyes que den verdadera y justa solución a sus demandas”, indicó Raquel Carabantes, encargada de la unidad de Discapacidad y Voluntariado.

El petitorio formal contempla como primer punto la creación de un sistema nacional de apoyos y cuidados con presupuesto estatal, la educación inclusiva y domiciliaria, generación de una Ley de enfermedades poco frecuentes, reconocimiento de la capacidad jurídica de las personas discapacitadas y/o dependencia, uso terapéutico del cannabis medicinal, creación de una Ley de Salud Mental y la instauración de centros de respiro diurnos y residencias para personas en situación de dependencia de todas las edades y condición.