Comenzaron las clases que grupo de guías turísticos de Coquimbo realizará para certificarse en primeros auxilios.

Una vez que los guías completen el curso sobre primeros auxilios habrán cumplido los requisitos que exige el Ministerio de Economía. La medida se suma a otras para convertir a Coquimbo en una región de turismo seguro.

Esta semana comenzaron las clases que un grupo de guías turísticos de la región de Coquimbo realizará para certificarse en primeros auxilios. Una vez aprobado el curso, los profesionales tendrán los requisitos que exige el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo para ingresar al Registro Nacional de Clasificación de Prestadores de Servicios Turísticos, instancia que fomenta y asegura la calidad en esa industria.

Las materias, que las dictan expertos de Cruz Roja, permitirán que los guías estén capacitados para socorrer en situaciones con personas lesionadas, atender quemaduras, hemorragias o picaduras. También sabrán leer signos vitales y realizar reanimación cardiopulmonar.

Viendo precisamente lo relevante de contar con conocimientos de esa índole y para potenciar a la zona como un destino seguro, la Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CRDP), el Gobierno Regional y Sernatur se unieron para ejecutar este programa que considera el pago de manera íntegra del taller. La medida se enmarca también dentro del plan de capacitaciones para empresas y trabajadores del rubro gastronómico y hotelero sobre la correcta aplicación de los protocolos sanitarios para prevenir contagios de coronavirus. Este último programa lo imparte Inacap.

“Hemos impulsado este curso porque como región queremos que se nos identifique por hacer un turismo de responsabilidad con los servicios que entregamos y responsabilidad hacia el cliente. Hoy en el turismo de aventura tenemos que ser muy rigurosos y los guías tienen un rol muy relevante. Con esto van a cumplir toda la normativa vigente y entregar toda la tranquilidad a las personas que contratan los servicios”, comenta Manuel Schneider, gerente de la CRDP.

Los talleres se imparten de manera online, considerando las restricciones existentes por la pandemia. Pero además de eso, los guías también recibieron un manual, una aplicación para teléfono con información relevante y otros documentos con contenido que les permitirá complementar las materias aprendidas.