Visitante numero: 475
Total Website Visits: 3348816

Encuentran murciélago contagiado con rabia, en La Serena

Esta semana el ISP confirmó el caso de un ejemplar contagiado con el virus rábico en una zona rural de la capital regional.

La Autoridad regional recordó los teléfonos de emergencias puestos a disposición para estos casos: Emergencias OIRS (Lunes a viernes): +569 9323 8997, Emergencias OIRS (Sábado y domingo): +569 3949 9562 y Emergencias de Epidemiología: +569 9321 6591.

El pasado 24 de abril, la Secretaría Regional Ministerial de Salud en la Región de Coquimbo fue notificada por el Instituto de Salud Pública del caso de la presencia de un murciélago portador de rabia en la localidad rural de Gabriela Mistral, en la comuna de La Serena.

A raíz de esto la Seremi Paola Salas Rivas recordó que, si bien desde el año 2013 no hay un caso de rabia en humanos en Chile, “siempre hay riesgo de que se pueda transmitir la enfermedad de la rabia desde los animales a las personas, por lo tanto llamamos a la población a no tocar murciélagos que encuentren muertos, fallecidos o moribundos”.

La autoridad sanitaria remarcó que en el sitio web seremi4.redsalud.gov.cl, se encuentra el banner de emergencias con la información de contacto, y estos son: Emergencias OIRS (Lunes a viernes): +569 9323 8997, Emergencias OIRS (Sábado y domingo): +569 3949 9562 y Emergencias de Epidemiología: +569 9321 6591.

“Los murciélagos están de noche, si encuentran uno de día, hay que tratar de no tocarlos; y si encuentran alguno hay que llamar inmediatamente a la Seremi de Salud para dar aviso y nosotros concurrimos a recoger estas especies”, afirmó.

Finalmente, la Seremi Paola Salas explicó que además esta enfermedad se transmite entre animales, por lo que si alguien es mordido por un perro, un gato o algún animal doméstico, debe acudir a su Cesfam u Hospital más cercano para recibir el esquema de vacunación antirrábica.

La rabia es una zoonosis viral de letalidad de un 100% y es contagiada a través de la saliva del animal portador y tiene un período de incubación que va desde 5 días hasta más de un año.

Si bien en Chile históricamente esta enfermedad está controlada en animales domésticos, aún existe la posibilidad de ocurrencia, en forma aislada y esporádica, ante la presencia de variantes del virus rábico de murciélagos, los que lo pueden transmitir a especies domésticas o incluso a humanos.