Región de Coquimbo está marcado por la diversificación Agrícola.

Durante 2018 el sector agrícola fue el que mostró mayor crecimiento en Chile, con un 5,8% y exportaciones por  US$ 18 mil millones, creando en este proceso un total de 800 mil empleos a lo largo del país. Un proceso que en la Región de Coquimbo está marcado por la diversificación, con un aumento en las plantaciones de olivos, cítricos, arándanos, nogales y cerezos.

Para dar a conocer este balance, la Intendenta Lucía Pinto, junto al Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, y autoridades del agro visitaron el predio y planta de procesamiento de la empresa Olisur, ubicada en el sector de Pan de Azúcar de Coquimbo, uno de los campos orgánicos de oliva más grandes del mundo, con sus 438 hectáreas.

Sobre el proceso de diversificación y reactivación agrícola, la Intendenta Lucía Pinto dijo que “hoy hemos conocido una experiencia exitosísima, una forma de trabajar,  diversificar y agregarle valor a nuestra agricultura. Tenemos claro como Gobierno que el mandato de la ciudadanía y del Presidente Sebastián Piñera es incentivar que la economía siga marchando y crezca aún más y la diversificación en los distintos sectores de la agricultura nos va a permitir no solo ir cambiando de variedades, sino también entrar a distintos mercados en el mundo, lo que va a hacer que la economía regional sea sólida y sana”.

Entre las producciones emergentes están las cerezas, que pasaron de 25 hectáreas cultivadas en la región en 2015 a 70 en 2018, lo que implica un crecimiento del 185% en su superficie en 3 años. Por otra parte están los olivos, siendo la región de Coquimbo el primer productor de aceite de oliva del país, con una producción promedio de 12 mil toneladas y una superficie de 4 mil hectáreas, 74% de ellas en Ovalle.

Respecto del balance agrícola de 2018, el Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, detalló que “este año exportamos un total de US$ 570 millones para nuestra industria, lo que es muy importante, y hoy estamos rescatando también cómo se ha ido diversificando la matriz productiva a nivel regional, con un avance importante en cítricos, nogales y los cerezos, mientras hemos tenido también disminución en otros rubros, principalmente la uva de mesa por la crisis generada por los precios internacionales, además de la escasez hídrica. Lo importante es que hoy vemos cómo este rubro se va dinamizando”.

Un aporte al dinamismo que va más allá de la actividad propia de los campos y predios, sino que también involucra los encadenamientos relacionados a la compra de insumos y productos para los campos, además de todo el proceso posterior a las cosechas, como es la logística transporte y puertos, lo que aporta de forma importante en la generación de mano de obras.

Las exportaciones frutícolas regionales de 2018, que totalizaron US$ 570 millones, equivalen al 3,1% de los envíos nacionales. Más de 86% de estos envíos agrícolas al mercado internacional corresponden a fruta fresca, un 3,3% a fruta procesada y un 1,5% a vinos y alcoholes.