Orientadores del Hospital de La Serena, se encargan de acoger realizando un nexo entre el hospital y el paciente

En días donde todo es incertidumbre producto de la pandemia, la ayuda y entrega de información se valora y agradece bastante. Ese es el importante rol de los orientadores del Hospital de La Serena, quienes se encargan de acoger a los pacientes que por su condición de salud, necesitan acudir al establecimiento, resolviendo sus inquietudes y guiándolos en el recinto asistencial. Hoy, estos esforzados trabajadores fueron embestidos con nuevos uniformes, diseñados especialmente para que los pacientes puedan identificarlos y acudir a ellos cuando lo requieran.  

“Los orientadores vienen a cumplir un rol súper importante que es el realizar un nexo entre el hospital y nuestros pacientes, en cuanto a la información, acogida y el trato. Hoy formalizamos la llegada de este equipo que ya lleva un tiempo con nosotros y se ha ganado su espacio aquí, embistiéndolos con una vestimenta distintiva”, sostuvo Elsa Álvarez, encargada de la Unidad de Atención al Usuario y la OIRS del centro de salud serenense.  

Making Coq llegó a Chile desde Haití el año 2017, trabajó en el sector turístico de República Dominicana y habla francés, haitiano criollo, inglés y español. En la actualidad, trabaja como facilitador intercultural y orientador del Hospital de La Serena. Al respecto, manifestó que “antes de empezar la pandemia, mi trabajo era orientar a los extranjeros que no hablan el idioma nacional. Ahora, guiamos a todos los pacientes cuando vienen, les damos información y la idea es siempre explicarles lo mejor posible. Ellos lo agradecen mucho, a mí me gusta el trabajo que estoy haciendo. Con este nuevo uniforme yo pienso que me van a ver con otros ojos, como parte del mismo equipo de salud”.

Durante la emergencia, este grupo de trabajadores ha debido adaptarse a la realidad que enfrenta el país y el mundo, orientando sus labores también a la relevante misión de controlar el acceso de personas al hospital en las denominadas “barreras sanitarias”, donde se busca resguardar la seguridad de los pacientes y funcionarios del recinto.   

Actualmente, son 7 los orientadores de salud con los que cuenta el Hospital de La Serena, 4 en su área ambulatoria de atención, 2 en las farmacias del establecimiento y 1 en urgencias y la idea es sumar más personal a este fundamental equipo.