Inspectores municipales en la Serena fueron agredidos por comerciantes ambulantes

Por segunda vez en menos de siete días y en el marco del cumplimiento de sus funciones, dos inspectores municipales fueron agredidos cuando controlaban vendedores ilegales en el centro de La Serena. A uno de ellos, que registra residencia en Coquimbo, se le fiscalizó la venta de zapatillas y pantalones deportivos con marcas no originales, momento en que se ofuscó reaccionando de manera violenta. 

“Un vendedor que vive en Coquimbo y se instaló en el sector del edificio Serena Oriente y haciendo caso omiso de los inspectores que le advirtieron retirarse, le decomisaron la mercadería. Forzó con los inspectores, llegó otro ambulante a prestarle apoyo e incluso le mordió los dedos una de sus manos. El infractor después concurrió a nuestras oficinas para contar las especies delante de él y quedó citado al Juzgado de Policía Local”, explicó Franklin Solar, Jefe de Inspección del municipio, quien hizo un llamado, además a no comprar en la calle porque son productos que no se sabe su procedencia y a que cuando vean estos procedimientos no salgan en defensa ni interfieran, porque es la propia comunidad la que exige que controlar el comercio ambulante. 

Por ello, el alcalde Roberto Jacob, entregó su completo respaldo a los funcionarios. “Esto no es algo nuevo sino es de largo tiempo que los inspectores son agredidos. Hace mucho que estoy alegando que no podemos hacer estos solos y que debemos tener la ayuda policial. Hemos tenido esa ayuda, pero esporádica. Por eso, o se mantiene permanente o estos e va a descontrolar más”, expresó. “Ojalá la gente vea los videos y el nivel de agresividad de estos ilegales que detrás de ellos, hay evasión, se desconoce la procedencia de los artículos, etcétera. Reaccioné en redes sociales y dije que si no tenemos ayuda policial, no podemos hacer más y la prueba está a la vista. Si bien hay una arista social en esto, acá hay un tema policial como es una agresión, más aún en cumplimiento de nuestras funciones para mantener el casco histórico libre de estos ambulantes ilegales. Hacemos todo nuestro esfuerzo, pero solos no podemos, esto es tarea de todos y hay pega para todos los organismos. No le carguemos la mata solo al municipio”, enfatizó el jefe comunal.