Akina Nakamura continua luchando por su libertad, sin tener pruebas en su contra, solo acusada por carabineros.

La primera semana de diciembre, en el marco de una marcha que demandaba mayor justicia y dignidad, en La Serena, fue detenida Akina Nakamura, joven de 25 años, estudiante de enfermería de la ULS, por ley de control de armas.

La justificación de su detención se basa, según consta en la carpeta investigativa, en el testimonio de Carabineros quienes declaran que Akina fue observada, portando y transportando en una bolsa color celeste oculta entre sus vestimentas 6 bombas molotov las que posteriormente rompió y ocultó sobre unas bolsas de basura siendo detenida por Carabineros en el lugar junto a otro joven. 

Tras realizarse las pericias correspondientes para determinar restos de hidrocarburos en sus manos, se determinó que dichos rastros no existían; en la carpeta investigativa consta que no existían rastros de hidrocarburos ni en sus manos ni en los restos levantados. 

Akina tras casi 3 meses, aún sigue privada de libertad en la cárcel de Huachalalume, a pesar de que la lógica nos dice que manipular seis molotov, romperlas y esconderlas dejaría inevitablemente algún rastro, algún indicio en las manos o en las ropas, pero al parecer en este caso, para la justicia la ciencia no aplica. 

Imposible no recordar que, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago determinó una medida cautelar de firma mensual para el cabo Mauricio Carrillo Castillo, carabinero que conducía el carro lanzagases que aplastó a un joven contra otro vehículo policial.

En uno de los casos no existen pruebas objetivas, científicas que den cuenta de una infracción a las normas, no hay heridos, no hay daños demostrables y la joven acusada privada de su libertad, presa. En el otro caso existen evidencias del actuar que provocó lesiones, daños a propiedad fiscal y el autor en libertad y con firma mensual.

Akina preocupada del medio ambiente, del yoga, de la meditación, sin antecedentes penales; presa en una cárcel. En el otro caso el carabinero que atropelló y aplastó contra otro vehículo a un joven y que, según consigna “El Informador”, tenía antecedentes penales por cuasi delito de homicidio por el atropello a 3 personas, está libre con firma mensual.

No me atrevo a enjuiciar a la justicia, solo creo que Akina ha sido víctima de la in-justicia.